El Oso Con Botas fotografía mi cerámica

 

 

 

te-1 tarta-manzana-1 postre-1 pericana-1 fruta-1 desayuno-2 desayuno-1 caquis-1 aperitivos-2 aperitivos-1

Me gustó la textura de la vajilla, las formas y los vasos de té, tenerlo rodeado con la mano, palparlo, me resultaba muy agradable, como si conectara con la madre tierra, no me digas el porqué de esa sensación, pero es lo que me transmitió. En fin que me puse a buscarte y gracias a Sonia y a Internet te encontré, luego leer tus recuerdos, tus viajes, los versos, tu cocina, me hizo sentir que transmitías alma, en fin son sensaciones.

Cuando veo trabajos de personas que, a mi modesto entender, además de crear, son también artistas, artesanos, casi nunca pido, ni sugiero, dejo que expresen su emoción o su inspiración en aquello en lo que me intereso, y casi nunca me han defraudado. Luego puedo ver, tocar o imaginar que han querido transmitir y a veces ha sido más sencillo que todo lo que pueda pensar y me quedo sólo con que hayan dejado un poco de su huella, de su arte o de su savoir faire. Es suficiente.

Mi más profundo agradecimiento Belen Bouzo, estas palabras me han emocionado profundamente.

 

Tarta de galletas oreo para una comida de amigos

pep-4 pepe-1 pepe-2 pepe-3 pepe-5 pepe-6El chocolate excelente, para que cause placer, cuatro cosas debe ser: espeso, dulce y caliente y de manos de mujer.
En cualquier imprevenida, dolencia, que insulta al pecho, el chocolate bien hecho, es el agua de la vida; de oro potable bebida, en antídoto en los males; tómenle, pues, los mortales, porque es bebida especiosa, dulce, fragante, gustosa; y en fin de virtudes tales.

El lector olvidado.

Ingredientes:

Un paquete y medio de galletas oreo

150 gramos de mantequilla

1 pastilla de chocolate negro

200ml de nata

mermelada de frutas del bosque

Trituramos las galletas, calentamos la mantequilla y la incorporamos a las galletas, presionamos sobre el molde.

Troceamos el chocolate y lo ponemos en un bol, calentamos la nata y la echamos sobre el chocolate, movemos sin parar hasta que se funda e incorporamos a la base de galletas.

Metemos en la nevera como minimo 3 horas y antes de servir ponemos una generosa capa de mermelada de frutas del bosque.

Después del verano: “Paella con los amigos del GAB”

IMG_2023

IMG_2028

IMG_2035

IMG_2043

IMG_2049

IMG_2057

IMG_2067

IMG_2076

IMG_2079Conversaciones en el WhatsApp

Sábado 26 de Septiembre 2015

M:”Hola, quien hace la paella?”

J: “entre tots, no?

M: “Vale”

R: “No, que la faça uno i els altres de pinxes”

J: “no, no… els altres de festuqui socorro.. estoy en el consum y me han dicho que mañana esta cerrado

R: “Oooooooo”

J: “yo he comprado algo para la paella… pero las pijadas no sabia que.. paella tenemos”

R: “Guaiii, entonces ¿a qué hora vamos?

J: ” Pues a la misma no?… podéis quedar en el consum y venir… no hace falta que vaya yo.

La hermana de José nos trae un trozo de coca-maría para el postre y nos dice, la paella la hace mi padre.

El padre de José tiene 92 años.

Todos estamos felices y relajados.

Feliz Otoño.

 

Okonomiyaki de la señorita Melocoton 

  • En Japón el okonomiyaki se asocia generalmente con la región Kansai, donde se cree que fue su lugar de origen, e Hiroshima. Es considerado de todas maneras uno de los platos típicos de Osaka, junto al takoyaki, y es en esta misma ciudad donde podemos encontrar la mayor variedad de restaurantes especializados en okonomiyakiing 
  • La masa cocinada consiste en una base de harina, ñame rallado, agua, huevo okonomiyaki deseado. Algunos ingredientes comunes son la cebolleta o cebolla de verdeo, carne, calamar, camarones, vegetales, kimchi, mochi y queso. Una vez listo el okonomiyaki, este es cubierto con salsa de okonomiyaki, mayonesa, aonori y katsuobushi. Estos ingredientes se proporcionan aparte para utilizarlos al gusto del consumidor.

Ingredientes:

2 huevos

2 tazas de harina

1 taza de agua

1 col cortada en cuadrados pequeños

2 cebolletas

Beicon 

Mayonesa

Salsa okonomiyaki 

Batimos los dos huevos bien batidos y agregamos la harina y poco a poco el agua hasta formar una pasta como de un yogurt liquido. Luego incorparomos la cebolleta y por último la col y el beicon.

Calentamos la sartén, ponemos un poco de aceite y vamos haciendo tortillas individuales.

Se sirve caliente y cada comensal se pone a su gusto la mayonesa, la salsa okonomiyaki y el katsuobushi (son laminas muy finas de bonito seco) nosotros hoy no teníamos.

Espero que os guste esta receta, a mi me encanta y no crei que fuera tan fácil de hacer!!!!

   
             

Cena coreana en Tolne Gjaestgivergaard “Ma Ma shit suh yo”

image image image image image image image image image image image image

Chieko y sus padres se sentaron a cenar en la sala trasera, que daba al jardín interior.
-Hoy los Shimamura nos enviaron un poco de sushi de hoja de bambú. Lo siento. Sólo preparé un poco de sopa para acompañarlo.
El sushi con hoja de bambú preparado con pargo era el plato favorito de Takichiro.
-trajeron el sushi un poco tarde -dijo Shige. Luego se refirió a su hija- Chieko fue a ver otra vez los cedros de Kitayama, con Masako.
El sushi estaba apilado en un plato de Imari. Dentro de cada una de las hojas de bambú, dobladas en triángulo, una delgada rebanada de pargo descansaba sobre un lecho de arroz. La sopa tenía tenia principalmente tofu seco y algunos hongos.
Kioto -Yasunari Kawabata-
Hemos cenado:
Sam gyup sal
Gal bi
Kim chi
Shick cho
Bul go gi

Cena en casa del profesor Tae Keun Yoo -Moungyeong-Korea

 image image image image image image image image image image

Dos años después de mi regreso a Extremo Oriente, en 1911, fui invitado un día a una fiesta al aire libre en casa de un amigo artista de Tokio. Veinte o treinta pintores, actores, escritores, etc., estaban reunidos, sentados en el suelo de una gran habitación para el té; se veían pinceles y platillos conteniendo colores esparcidos por todas partes, y al poco rato entregaron unas vasijas de cerámica sin esmalte, para que escribiéramos o pintáramos algo en ellas. Casi todos los japoneses bien educados son suficientemente hábiles con el pincel para poder escribir una frase cursiva decorativa, de gran belleza a los ojos occidentales, e incluso muchos de ellos también pueden pintar. Se me dijo que en el transcurso de una hora estas cerámicas serían esmaltadas y después cocidas en un pequeño horno portátil, que un hombre estaba alimentando con carbón en el jardín, algunos metros más allá de la terraza. Luché con mis pinturas y los extraños pinceles largos, se llevaron después mis dos vasijas, las sumergieron en un cubo lleno de barniz de plomo blanco cremoso y las colocaron alrededor del techo del horno, para calentarlas y secarlas durante algunos minutos antes de introducirlas cuidadosamente, con unas tenazas de largos brazos, en la caja interior del horno o mufla. Aunque esta cámara estaba ya a la temperatura de rojo naciente’, las vasijas no se quebraron. Se colocaron unas tapas de refractario encima del horno y el ceramista atizó el combustible hasta que saltaron chispas. Al cabo de media hora el interior de la mufla se puso gradualmente al rojo claro y pudo verse el barniz de nuestras vasijas a través de la mirilla, fundidas y brillantes. Se retiraron las tapas y se sacaron una a una las relucientes vasijas, que colocaron sobre baldosas. Su brillo fue atenuándose lentamente y aparecieron los verdaderos colores, mientras se producían curiosos ruidos, leves, secos y tintineantes y el esmalte iba cuarteándose por efecto del enfriamiento y la contracción. Transcurrieron otros cinco minutos y pudimos coger cautelosamente nuestras vasijas.

Como resultado de esta experiencia, debió despertarse en mí un impulso adormecido, pues empecé enseguida a buscar un maestro. Poco después encontré uno en Ogata Kenzan, anciano bondadoso y pobre, arrinconado por el nuevo comercialismo de la era Meiji. A la sazón vivía en una casita de los barrios bajos del norte de Tokio. Por él aprendí cómo hacer raku y gres de acuerdo con la tradición japonesa. Sin ninguna duda, la mayoría de las obras atribuidas al «Primer Kenzan» en nuestras colecciones occidentales, fueron en realidad hechas por él o por su inmediato predecesor Kenya. Todavía nuestro anciano, como todos los artesanos orientales, se sentía perdido cuando se apartaba de la tradición y cedía a la influencia de Occidente. Más tarde me puse de acuerdo con él para que me construyera un horno en mi jardín, me revelara sus fórmulas tradicionales y me guiara durante dos años. Pasé nueve años seguidos en Japón y China, cada vez consagrando más horas de mi tiempo a mi nueva vocación, recogiendo ideas de todas las fuentes que se ponían a mi alcance, y sometiéndolas a la prueba final del fuego. El raku tiene dos desventajas que deben mencionarse junto a aquellas cualidades que obviamente lo hacen recomendable al artista, al artesano y a la escuela: poroso cuando nuevo, y relativamente frágil; con el uso y el tiempo los poros de la pasta y las figuras del barniz se van tapando gradualmente, de tal forma que es por tal razón que a veces dejan de producirse las huellas de humedad que transpiran las vasijas por su base sobre una superficie pulimentada. Su fragilidad, debida a la baja temperatura de cocción, requiere que las paredes, las asas y los pitorros sean bastante gruesos. Por esta razón no es aconsejable hacer en raku los finos juegos de mesa. Una cocción preliminar del bizcocho a más alta temperatura fortalecerá la pasta, pero a expensas del carácter blando característico de este barniz y de su aspecto agrietado. Los japoneses fabrican cerámica de esta clase, usando barnices coloreados blandos sobre un bizcocho cocido a temperatura de gres, y la denominan «Kochi» (cerámicas de Cochin-China); pero para realizar este tipo de cerámica se necesita un horno que alcance altas temperaturas.”
Al ser invitados a casa del profesor Yoo, me acorde de este magnifico texto de Bernanrd Leach. Espero que os guste.


Comer en el Mungyeong chasabal tradicional festival 2015 -Korea-

image image image image image image imageLos tres fueron a Oichi, un sitio donde servían sopa de tortuga, situado en Rokuban, en el coche del negocio que conducía Ryusuke. Ochi era un viejo negocio famoso entre los turistas. Las habitaciones eran anticuadas, de techo bajo.
Comieron tortuga hervida en un caldero y estofado…
Chieko jamás había probado una gota de alcohol, pero el caldo de tortuga tenía una buena porción de sake.
Kioto -Yasunari Kawabata-

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.332 seguidores