Resultados de la búsqueda para: caspellets

Caspellets

 

 

La puerta estaba abierta porque en la cocina estaban friendo pescado y se había levantado tal humareda que no se distinguía ni siquiera las cucarachas. Akaki Akákievich atravesó la cocina sin que la mujer del sastre reparara en su presencia y entro en la habitación, donde encontró a Petróvich sentado a una ancha mesa de madera sin desbastar, con las piernas cruzadas, a la manera de un bajá turco.

El Capote (Nikolái Gogol)

Caspellets de Isabel

Medida vasito de vino:

-1 vasito de agua

-1 vasito que no este lleno de aceite

-1 sobre de royal

-Harina la que admita

-Hacerlos muy finos

Precalentamos el horno a 200ºC

Amasamos todos los ingredientes y hacemos bolitas, seguidamente con un rodillo hacemos unas tortas muy finitas, las pinchamos con un tenedor y las ponemos en una bandeja de horno engrasada durante 12minutos.

Así me pasa la receta mi tía Ana, Caspellets de Isabel, supongo que es  una amiga de ella y como mi tía lo guarda todo, tiene recetas de medio pueblo.

Se dice que los caspellets son de Benissa, y que en los pueblos vecinos la gente no los consume, pero yo lo pondré como receta dela Marina Alta.

Anuncios

Despedida de nuestros amigos ceramistas de Dinamarca

 

Mi abuela oficiaba ante los fogones, con tranquilidad altiva. Pesaba más de cien kilos, tenía bigote, reía como un hombre y nos reprendía, con la delicadeza de un carretero, a gritos cuando nos aventurábamos en su cocina. Pero bajo el efecto de sus manos expertas, las sustancias más anodinas se convertían en milagros de fe. El vino blanco corría a chorros, y comíamos, comíamos. Comíamos. Erizos de mar, ostras, mejillones, gambas a la plancha, mariscos con mayonesa, calamares en su tinta, pero también (“genio y figura hasta la sepultura”) guisos, calderetas, paellas, aves asadas, cocidas al vapor, en salsa, de todo y en abundancia.

 Rapsodia Gourmet (Muriel Barbery)

 Ayer domingo, fue la despedida de mis amigos ceramistas de Dinamarca, Gregory, Jannes y la pequeña Iben , y nada mejor que reunirnos en torno a una mesa en el porche de la casita, en pleno febrero y con un tiempo espectacular, como espectacular fue la comida, clofolls de ceba, pulpo seco, salchichas alemanas a la brasa, magret de pato, variantes, mojama, etc, etc.