Manitas de cerdo al estilo de Benissa

 

 

P1010445

P1010447

Manitas de cerdo de mi madre

Hubo un período en que Eeyore era un niño y él y yo nos dedicábamos a comer pies de cerdo. Aún lo estoy  oyendo pedir en su limpio tono de voz: “Pies de cerdo con miso especiado.” Me gustaba llevarlo a los restaurantes coreanos acá y allá y que probara los pies de cerdo especialidad de la casa, en cada lugar con ligeras diferencias en la preparación del miso y en la forma de cocer al vapor la carne. Cuando le servían un solo pie de cerdo, partido en mitad de una fuente, Eeyore se comía primero la gruesa piel, luego la carne y a continuación el tendón gelatinoso subyacente, y de cada articulación del pie extraía el pequeño nudillo y lo aliñaba en la mesa con los otros. Un día lo observé mientras miraba fijamente un nudillo, con una expresión de curiosidad, al parecer por no saber dónde colocarlo en la fila. Cuando lo cogí y lo examiné , vi que era uno de sus dientes de leche, que se le había caído….

¡Despertad, oh jóvenes de la nueva era! -Kenzaburo Oé-

Ingredientes:

4 manitas de cerdo

1/2 cebolla

3 rebanadas de pan duro

5 dientes de ajo

20 almendras crudas

2 chiles secos

aceite de oliva

Pimentón rojo

Perejil

1/2 limnón

sal

La noche de antes, ponemos las manitas de cerdo ya troceadas, en un recipiente con sal. A la mañana siguiente las limpiamos bien y las ponemos en una olla al fuego, cubiertas de agua y con el medio limón dentro, durante dos horas. En una sartén ponemos 4 cucharadas de aceite y freímos las almendras y las sacamos, después freímos los ajos, sacamos y hacemos lo mismos con el pan duro. En un mortero ponemos todos los ingrediendes y hacemos una picada añadiendo una cucharada de pimentón rojo y un poco de perejil. En un caldero añadimos dos cucharadas de aceite y sofreímos la media cebolla, un poco de sal y las dos guindillas y cuando la cebolla este medio ponchada añadimos la picada. Damos unas vueltas y añadimos las manitas de cerdo que cubriremos con el agua de cocción y lo mantenemos 15 minutos a fuego lento.

Kenzaburo Oè, no deja de ser unos de mis escritores favoritos, y esta especialmente la considero de una sensibilidad exquisita. Eeyore es su hijo mayor que nació con una enfermedad mental, pero hoy día creo que es compositor y de los buenos.

En Asia es muy típico comer manitas de cerdo, mmmmmmm-

Feliz semana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: