Pollo al ajillo

En fin, que haremos un fuego en popa para cocinar. Totalmente seguro, me dicen, si los leños se colocan sobre una plancha de hierro. Encima de la hoguera pondremos una parrilla isabelina, y asaremos un cordero.
– Yo de vosotros no lo haría –sugirió  Lucía, sintiendo cómo la glamurosa emoción de aquellos planes le hacían hervir la sangre-. La mitad del cordero se quemará y el resto se quedará crudo.
-No, querida –replicó Daisy-. En realidad se asará primero en el Ambermere Arms, y luego simplemente se colocará sobre el fuego e el Golden Hind.
-Ah, claro. Solo para que coja un poco el tufillo del humo- dijo Lucía.
-Eso da igual. Por supuesto yo no voy a comer nada, porque ahora no pruebo carne de ningún tipo; solo fingiré comer.
Mapp y Lucía (E.F. Benson)

Para 4 personas

1 pollo de corral troceado bastante pequeño

1 cabeza y media de ajos

Aceite de oliva virgen

Sal

Procedimiento

En mi casa se comería pollo frito un día y el otro también, pero no se le puede añadir nada, cuando digo nada es nada, de lo contrario me dicen que eso no es pollo al ajillo.

Así que esta es una receta bien sencilla.

Aplastamos los ajos con un cuchillo y los ponemos en la sartén con el aceite y cuando este caliente añadimos el pollo, y bajamos el fuego para que se haga muy pero que muy despacito y cuando este bien dorado nos lo comemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: