Albóndigas con sepia y habitas

Cristina, por favor, que lo lea Encarna.
Al comienzo del Quijote, díselo a tu amiga porque podría ser un texto para poner en una elegante carta de un restaurante, Cervantes se inventa un diálogo maravilloso entre el pobre Rocinante y Babieca, el caballo de El Cid. (Recuérdame que te hable un día de las poesías que hay antes de leer En un lugar de La Mancha…)
Estoy en el Casino tomando un café y cito de memoria, aunque creo que me sé el soneto,  pero coge el Quijote y búscalo. Los dos caballos empiezan a filosofar como si fueran hombres. Entonces…
– Cómo estás Rocinante tan delgado
– Porque nunca se come y se trabaja.
– Pues, qué es de la cebada y la paja?
– No me deja mi amo ni un bocado.
– Anda señor, que estáis muy mal criado, pues vuestra lengua de asno el amo ultraja.
– Asno se es de la cuna a la mortaja.
-Queréoslo ver? Miradlo enamorado.
– Es necedad amar?
– No, es gran prudencia.
– Metafísico estáis.
– ES QUE NO COMO
– Quejaos del escudero.
– No es bastante. ¿Cómo me he de quejar en mi dolencia si amo, escudero o mayordomo son tan rocines como rocinante?
A mi me parece una maravilla……..

Félix Madero

 Muchas gracias!!!!!!!!!

Ingredientes 

 ½ Kg. de morcillo de ternera

¼ Kg. de cabeza de lomo

50gr. de almendra molida

2 huevos

Medio vaso de leche

Sal

Pimienta

Harina

1 sepia de unos 300 o 400 gr. cortada a trocitos pequeños

1 manojo de cebollas tiernas

¼ de habitas pequeñas si son de temporadas o un bote pequeño  en aceite de oliva

Aceite de oliva para freír

 En un cuenco, mezclar la carne picada con la leche, los huevos, la almendra molida, sal y pimienta.

Formar pequeñas bolas, pasar por harina y freír a fuego medio hasta dorar ligeramente; no tienen que quedar muy hechas.

Sofreímos las cebollas tiernas y cuando estén bien doraditas añadimos la sepia. Dejar hervir la salsa un tiempo removiendo de vez  en cuando. Añadimos las albóndigas y luego las habitas.

Esta receta la teniamos en el Restaurante y a la gente le gustaba mucho.

Anuncios

2 pensamientos en “Albóndigas con sepia y habitas

  1. El diálogo entre Rocinante y Babieca es magistral! No lo conocía, claro que no!, y me ha gustado muchísimo!… Lo he disfrutado y hasta me los he imaginado con tamaña conversación, Rocinante tan flaquito y Babieca con su engreído porte!
    La foto de este guiso lo vende. Lo huelo, casi hasta saboreo esa habita suelta, el pedacito de sepia y la albóndiga… Te pediría un chusco de pan para mojar en la salsa… Me creo totalmente que este fuera un plato que gustara en El Restaurante… Le receta simple pero sabrosa, y el plato en el que está presentado, precioso!, lo enmarca de maravilla.
    Bravo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: