Preparando la carne para el embutido, Senija 05.02.2012

 

“Como en casa de uno no se come en ningún sitio”, dijo uno de los hombres, con un aire cargado de sobreentendidos. Aquel que yo suponía el amo del lugar apoyó la mano sobre el techo de mi coche, se inclinó hacia mí y me propuso con toda naturalidad que compartiera su almuerzo. Yo acepté. 

Cuatro ostras claras, frías, saladas, sin limón ni más condimentos. Las saboreé despacio, bendiciéndolas por el frío altivo con el que revestían mi paladar……………………………………………… 

Dos finas lonchas de jamón ahumado, sueves y ondulantes en sus lánguidos repliegues, mantequilla con sal, y un pedazo de pan de hogaza………. 

Rapsodia Gourmet (Muriel Barbery) 

 

Esta mañana, iba en el coche a la casita que tenemos en Senija y en la que vivimos gran parte del año. Allí tengo mi taller de cerámica y justamente tenía que ir hoy a terminar unas piezas. Hacía un frío tremendo y sólo de pensar en tocar el barro me entraba un mal.

Al llegar a la entrada de Senija miré a la derecha y ví que en la casa de campo que allí se encuentra, estaban haciendo la mataza del cerdo y que tenían toda la carne colgada de una higuera. Yo pensé enseguida: “Voy hacer unas fotitos”.

Con todo mi santo morro, aparqué el coche en la entrada de la casa y me metí dentro diciendo:”¡Hola!”. Me sorprendí, pues había una mesa inmensa llena de manjares y estaban almorzando ya que habían terminado de hacer la matanza, sólo había hombres sentados, y dos mujeres que limpiaban las tripas y recogían.

Les dije:”Veo que estáis de matanza ¿Puedo tomar unas fotos?”, “Claro que si…!!!” me dice el dueño de la casa, ”…pero antes toma algo con nosotros que todo está muy bueno”. Yo contesté que no tenía hambre, que acababa de almorzar, pero ellos insistieron y probé un poco de cada manjar.

En la mesa había embutidos de todas clases, anchoas, bacalao, pan de hogaza recién hecho para la ocasión, tomates de verano secados al sol y con un riquísimo aceite de oliva donde han mojado un trozo de hogaza y me han puesto encima un poco de hígado terminado de asar .Todos querían que probara sus estupendos vinos y también los buñuelos de calabaza y coca maría de pasas y…. 

El dueño de la casa, que se llama Domingo, me preguntó: “¿Tú quien eres?” Y yo contesté: “La hija de Soler”, y él me dice: “Ah!!!!!! Tu abuelo y yo nos queríamos mucho,  no te puedes hacer idea de las plantas de arroz que plantamos juntos cuando íbamos a la ribera, no te lo puedes ni imaginar…” y empezó a contarme un sin fin de historias. Más tarde su mujer me dijo que su madre era prima de mi abuela. He prometido hacerles copias de las fotos, pues la verdad es que me lo he pasado estupendamente.

Anuncios

Un pensamiento en “Preparando la carne para el embutido, Senija 05.02.2012

  1. La historia que cuentas me parece de lo más entrañable. Estas son los momentos mágicos que ocurren en nuestra tierra y que a mi me maravillan. Te imagino perfectamente entrando en la casa y presentándote!… Qué maravilla! Cuántas historias te habrán contado de tus abuelos!… Y las fotos son chulísimas. La luz y la nitidez hace que casi sienta que yo también estoy allí! Me encanta la de la señora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: