Mus de leche merengada

 

 

 

 

image

image

image

image

El olor de las manzanas burbujeando al calor de las llamas es un olor triste porque desciende sobre ti para envolverte, como la gasa que se desprende de un sueño, y es un olor interminable porque perdura hasta que el agua se pierde en vahos que se hacen nubes, y también es un olor tierno, tan tierno como el olor de las caricias encdndidas en los labios de una madre. 

A la sombra de los abedules ( Fulgencio Argüelles)

ingredientes:

200 ml de leche

1 rama de canela

1 corteza de limón

5 hojas de gelatina

380 gr. de leche condensada

5 claras montadas a punto de nieve 

500 ml de nata montada

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina con agua fria + calentamos la leche con la canela y el limón + añadimos la leche condensada y movemos + añadimos las hojas de gelatina  una por una y quitamos el palo de la canela y la corteza de limón. 

Mezclamos las claras de huevo montadas con la nata montada y le añadimos la mezcla anteior envolviendolo.

Lo volcamos en un recipiende y directo al congelador para que cuaje bien. dos horas antes de servir lo sacamos.

También se puede preparar en pequeños vasos.

La primera vez que lo hice no lo puse en el congelador y me quedo un poco blando, la segunda lo puse en el congelador y añadi una base de galletas oreo y encima una capa de mermelada ( la mermelada se tiene que poner cuando la mus este dura).

Como esta receta es tan facil de hacer la llevo haciendo todo el mes de agosto, me la enseño mi amiga y me dijo que era del blog: comiendoentreolivos.blogpost.com.

De paso pongo algunas fotos que haga algunas mañanas en mi casa, espero que os gusten.

Buen fin de semana a todos, y siento mucho no haber publicado antes. 

Samosas vegetarianas

samosas-2

samosas-3

niña

 

Hasta ahora casi todo lo que cultivábamos había sido vendido para pagar la renta de la tierra, ahora éramos capaces de guardar algo de nuestra propia producción. Me gustaba en especial el no verme forzada a vender todos los chiles porque no eran útiles. Cuando la lengua se rebela contra el simple arroz cocido, añorando el ghee, la sal y las especias que uno no puede permitirse, el bocado amargo de un chile vuelve sabroso incluso un simple arroz.

Néctar en un tamiz (Kamala Markandaya)

Ingredientes:

1/2 kilo de patatas

1/4 de guisantes

1 cebolla mediana

2 dientes de ajo

1 trozo de jengibre fresco

1 chile si te gusta el picante.

1 paquete de pasta filo

Aceite para freír.

Cotamos la patata a cuartos y la hervimos con los guisantes, reservamos.

En la India siempre cuando se cocina se empieza por sofreír la cebolla, el ajo y el jengibre y luego añadir las especies, pero yo no he puesto en esta receta. Añadimos la patata machacada y los guisantes y esperamos a que se enfrie.

Hacemos paquetes con la pasta filo, y las freímos.

Ayer vi que Raul ” El Oso con botas” había publicado una receta maravillosa de samosas, para el blog de cocina de María Lunarillos, así que podéis visitarla, ya que en ella te enseña como hacer la masa.

http://www.marialunarillos.com/blog/?p=17532

Espero que os guste, porque son bien fáciles de hacer.

 

 

 

 

Pebrera en salmorra

samorra

pimientos para samorra

El pan lo llevo asociado a la merienda de cuando era niño y a toda clase de bocadillos que he devorado a lo largo de la vida. A las cinco de la tarde, terminada la clse, salía de la escuela corriendo, con los lápices alpino sonando en el estuche dentro de la cartera. Al llegar a casa muchas tardes mi madre me preparaba una rebanada de pan de una hogaza espesa, candeal, braseada, a la que añadía sal….

Comer y beber a mi manera (Manuel Vicent)

Ingredientes:

Pimientos verdes carnosos ( no valen los italianos)

Agua

Vinagre

Sal

Limpiar los pimientos y cortarlos en cuartos. Los colocando en una orza de barro o de cristal. Si hiciesemos mucha cantidad, en vez de cortar los pimientos a cuartos, podriamos poner los pimientos enteros. Entonces se les hace un corte o dos verticales en su base. En estos casos, se suelen utilizar garrafas de boca ancha para poder meter la mano. Por otro lado prepararemos la salmuera mezclando inicalmente el agua con la sal. En un bol mezclamos 2 litros de agua, 125 cc de vinagre y 125 g de sal. Una vez conseguida la mezcla deseada, la echaremos a la orza, cubriendo totalmente los pimientos. Tapamos el bote. Normalmente, la primera vez que se hacen suelen estar listos para comer en 5 ó 6 dias, luego, si vamos reponiendo a medida que vamos consumiendo, en unos 3 días.

Comer una rebanada de pan con aceite de oliva y sal, y un trozo de pimento en vinagre es gloria divina.

Tarta de yogurt griego con fresas caramelizadas

IMG_2284

 

 

IMG_2296

IMG_2301

IMG_2314

IMG_2325

 

Junto al bosque se extendía un gran campo de trigo; lo habían segado hacía tiempo, y sólo asomaban de la tierra helada los rastrojos desnudos y secos. Para la pequeña era como un nuevo bosque, por el que se adentró, y ¡cómo tiritaba! Llegó frente a la puerta del ratón de campo, que tenía un agujerito debajo de los rastrojos. Allí vivía el ratón, bien calentito y confortable, con una habitación llena de grano, una magnífica cocina y un comedor. La pobre Pulgarcita llamó a la puerta como una pordiosera y pidió un trocito de grano de cebada, pues llevaba dos días sin probar bocado. .

-¡Pobre pequeña! -exclamó el ratón, que era ya viejo, y bueno en el fondo-, entra en mi casa, que está bien caldeada y comerás conmigo-. Y como le fuese simpática Pulgarcita, le dijo: – Puedes pasar el invierno aquí, si quieres cuidar de la limpieza de mi casa, y me explicas cuentos, que me gustan mucho.

Pulgarcita hizo lo que el viejo ratón le pedía y lo pasó la mar de bien.

Pulgarcita (Hans Christian Andersen)

Ingredientes masa quebrada:

200 g harina
125 g mantequilla
35 g de almendra con piel o sin piel
1 huevo  batido
35 g de azúcar glas, una pizca de sal

Ponemos la harina y la mantequilla a trocitos pequeños en un bol y con la manos lo vamos uniendo, añadimos la almendra molida y el huevo y si es necesario un poco de agua, hacemos una bola sin trabajarla mucho. Estiramos la ponemos en un molde y a la nevera 1 hora.

Para la fresas caramelizadas:

500 gr. de fresas partidas en cuartos

200 gr. de azúcar.

En una sartén ponemos el azúcar con un poco de agua y hacemos un caramelo y cuando este casi oscuro (ojo que no se nos queme) añadimos las fresas y las caramelizamos. No debemos tenerlo mucho tiempo en el fuego para que no se hagan muy liquidas. Reservamos hasta que estén completamente frías.

Precalentamos el horno a 180ºc durante 10 minutos

Metemos el molde con la masa quebrada unos 20 minutos.

Mientras en un bol añadimos el 300 gr. de yogurt o queso fresco batido con 6 huevos y batimos bien, incorporamos la salsa de fresa fría y lo metemos todo en el mode de la masa quebrada.

Horneamos de 30 a 40 minutos a 180.

Esta es la última tarta que hice en el país de Pulgarcita como despedida y estas algunas cerámicas maravillosas.

http://tolnegjaestgivergaard.dk

 

 

Teatime en casa de Janice Huntee “Bradepandekage”

image image image image image image image image image image image image1/2 kilo de harina
250 azúcar
2 cucharaditas de soda
1 cucharadita de ralladura de limón
2 cucharaditas de zumo de limón
250 mantequilla
2 dl. de leche
4 huevos
Receta básica

Este es un típico pastel  de Dinamarca, digo que esta receta es básica porque antes de  ponerla en el horno le puedes añadir por encima, coco rallado, chocolate, algún licor , mermelada, etc…

precalentar el horno a 175 grados.

modo de hacer:

en un bol ponemos la mantequilla fundida, movemos con el azúcar, añadimos la harina, los huevos, el limón, ralladura, el royal o bicarbonato y por encima lo que nos apetece.

Ponemos en un molde rectangular y al horno, 30 minutos a 175

Janice es ceramista, el té que tomamos era verde, es por eso que lo tomamos en teteras pequeñas y tacitas pequeñitas como de juguete, así se toma en Corea.

La tetera  marrón es de un horno anagama de corea y la rosa es de un horno de sal de mi amiga Janne la que esta mirando muy atentamente la ceramica.

el trocito de tarta tan pequeño es para que podáis ver bien  el plato que es de David Leach y para finalizar paso el enlace de su web por si alguien quiere verlo:

http://www.janicehunter.dk

 

 

 

 

 

 

 

Falafel

imageimageimage imageEn la ciudad de Kjöge hay una gran plaza-mercado, en la que, durante la feria anual, se instalan verdaderas calles de puestos que venden cintas de seda, calzados y todas las cosas imaginables. Había entonces un gran gentío, y generalmente llovía; además, apestaba a sudor de las chaquetas de los campesinos, aunque olía también a exquisito alajú, del que había toda una tienda abarrotada; pero lo mejor de todo era que el hombre que lo vendía se alojaba, durante la feria, en casa de los padres de Knud, y, naturalmente, lo obsequiaba con un pequeño pan de especias, del que participaba también Juana. Pero había algo que casi era más hermoso todavía: el comerciante sabía contar historias de casi todas las cosas, incluso de sus turrones, y una velada explicó una que produjo tal impresión en los niños, que jamás pudieron olvidarla; por eso será conveniente que la oigamos también nosotros, tanto más, cuanto que es muy breve…

Bajo el sauce de Hans Christian Andersen

Ingredientes: 2 tazas de garbanzos crudos, los dejamos en remojo toda la noche con un poco de bicarbonato.

5 dientes de ajo.

1/3 de taza de perejil.

1/2 taza de cilantro.

1/2 cebolla.

Un puñado de sésamo.

Curcuma, sal y paprika.

Mezclamos todos los ingredientes y ponerlos en una picadora , luego nos mojamos las manos un poco y vamos formando como pequeñas hamburguesas

Freímos.

Acompañamos de pan de pita, ensalada de tomate y pepino, hummus, etc. Esta receta es de Esther :))) súper buena.

Las autenticas cookies, en el país de los elfos

image image image image image imageimageimageimage

Las doncellas elfas bailaban ya en el cerro, cubiertas de velos, y lo hacían con tejidos de niebla y luz de la luna, de un gran efecto para los aficionados a estas cosas. En el centro de la colina, el gran salón había sido adornado primorosamente; el suelo, lavado con luz de luna, y las paredes, frotadas con grasa de bruja, por lo que brillaban como hojas de tulipán. En la colina había, en el asador, gran abundancia de ranas, pieles de caracol rellenas de dedos de niño y ensaladas de semillas de seta y húmedos hocicos de ratón con cicuta, cerveza de la destilería de la bruja del pantano, amén de fosforescente vino de salitre de las bodegas funerarias. Todo muy bien presentado. Entre los postres figuraban clavos oxidados y trozos de ventanal de iglesia.

El cerro de los elfos (Hans Christian Andersen)

ingredientes:

2 y 1/4 de taza de harina

1 y 1/2 churadita de levadura royal

1 taza de mantequilla

1/2 taza de azúcar

1 taza de azúcar moreno

1 cuharadita de sal

2 cucharaditas de vainilla

2 huevos

2 tazas de chocolate troceado.

En un bol ponemos los huevos, la mantequilla troceada y el azúcar y con las manos lo amasamos, seguidamente añadimos la harina, levadura, sal y la vainilla, amasamos sin pasarnos. Finalmente el chocolate, mezclamos y reservamos en la nevera como unos 10 minutos.

Encendemos el horno

Hacemos bolitas como del tamaño de una nuez y la dejamos en una bandeja de horno bien separadas para que no se peguen . Horneamos de 8 a 10 minutos a 180 grados.

Esta receta de  cookies, es de Lee Ann Ahlskog. Lee esta en Dinamarca en casa de Gregory y Jannes pasando una temporada.

Nota para la amiga de Totoro: Si Japón es el país de Totoro , Dinamarca es el país de las hadas y los elfos, este bosque es muy especial y esta solo salir de casa, seguro que te gustaría un montón. Nos vemos muy pronto para merendar estas galletas que te van a encantar.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores